Érase una vez…

Publicado por Edu Basterra el 3 de diciembre de 2013 en: Novedades

Algunos apuntes de aquellos años (I)
Gain Estudio

La primera persona que me produjo una canción fue Enrique Quintana, que tenía junto a otros tres socios un pequeño estudio de grabación en un garaje de Berango (Bizkaia). A Kike le conocí en el instituto Unamuno. Coincidimos en la misma clase, aunque yo era un año mayor que él, pero 6º Bachiller se me atragantó bastante, así que conocí a tres generaciones diferentes de estudiantes y pronto descubrí que también escuchaba rock al verle llevar un par de LPS de Uriah Heep bajo el brazo.

Kike en el Baldos.

Kike en el Baldos.

Por aquel tiempo era normal el intercambio de libros y discos entre amigos. Hasta ese momento, un mocoso más de los que vienen por detrás tuyo en edad. Nos hicimos amigos a cuenta de la música, aunque no íntimos porque a esas edades tu sigues con los amigos de tu quinta (alguno de ellos conocedor de esas mismas tres generaciones) y el contacto no era tanto. Supongo que yo le miraría un poco como “Eh chaval, que te llevo 40 LPS de ventaja”, ya que un año de diferencia a esas edades da para escuchar muchos discos. El caso es que nos hicimos amigos. Él siguió aprobando y yo suspendiendo y no nos volvimos a ver hasta dos años después, que coincidimos en la Facultad de Periodismo, aunque para entonces era él el que me llevaba dos cursos de ventaja.

Kike, hasta el momento del reencuentro, ya había pasado por un par de episodios significativos en su nueva etapa como locutor en Radio Popular, trabajo que compaginaba con los estudios de Ciencias de la Información. El más conocido fue el que acabó con su participación en dicha emisora: Resulta que le echaron por pinchar “Me gusta ser una zorra” de Las Vulpes. Con la Iglesia hemos topado. Para entonces ya se había hecho con el manejo de la mesa de mezclas y estaba preparado para grabar grupos. Fundó con otros tres socios Ganga Records y el estudio Gain. Por allí pasaron grupos como Fase, Médanos de Singapur, Exodo, Cómo Huele, Isidoro y su Colección de Puertas Plegables, Nueva Religión, In Extremis, además de Amas de Casa, que era mi banda con la que grabé allí “Siéntelo”, nuestro único “éxito” por decirlo de alguna manera, ya que esta canción sonó durante un mes en los “40 Principales” sección Grupos Locales o Maquetas Locales. Con el sello, se publicaron discos de Cómo Huele, La Otxoa, Karraka, y alguno que otro de coros y ochotes.

Después de aquellos años, en los que Ganga Rds no llegó a fraguar, Kike se fue a Madrid y trabajó en estudios de grabación y haciendo sonido directo para Julio Iglesias, Iván, Orquesta Alcatraz, Juan Pardo, Rubi y Los Casinos, Mocedades, Massiel, Camilo Sesto, Barón Rojo, Chiquetete, Rocío Jurado y gente de ese nivel, o bien grabando para ellos. Tanto esfuerzo tendría su premio consiguiendo un Goya al mejor sonido para la película “Todos a la cárcel” de Berlanga, además de otros premios no menos importantes, aquí, en Sudamérica y para la BBC y en el Festival de Venecia.

En el Bal2.

Ahora regenta un pequeño y curioso bar en el barrio de Uríbarri, en Bilbao, llamado bal2 (o Baldos, como prefieran) en la calle Monte Arno 1. Y digo curioso por la entrada del bar, que está en calle cuesta abajo pero que todavía conserva el rellano horizontal formando un muro con la acera, en donde puede poner un par de mesitas fuera para disfrutar de las noches de verano. Su decoración es bastante singular, está llena de pantallas de televisión con diferentes emisoras en funcionamiento entremezcladas con objetos kitsch pero sin que parezca Las Vegas, los sofás son cómodos y la luz agradable. Hay lectura, dardos, juegos de mesa y algún recreativo. El volumen de la música es tolerable, se puede hablar y los discos que pone abarcan un gran abanico de estilos que distribuye como un experto Dj a lo largo de la jornada. No tiene pintxos en la barra, pero te puede sorprender a las 2 de la madrugada con unas tostas de jamón o unos txipirones encebollados. La clientela, de barrio, pero variopinta y respetable y los precios populares. Altamente recomendable.

Comentarios (1)

  1. Enhorabuena, me ha parecido buenísimo. Mil Gracias Edu!