Érase una vez…

Publicado por Edu Basterra el 13 de agosto de 2013 en: Novedades

Soy fan de Frank Zappa

¿Por dónde empiezo? Ser fan de Frank Zappa no es lo mismo que ser fan de los Rolling Stones o de Led Zeppelin. Si eres un mortal normal y corriente, puedes disfrutar como cualquiera de la música de estos últimos, incluso vestir como ellos, sentir como ellos y usar su música para decorar tu vida. Un fan como otro cualquiera, que busca entre la gente aliados, afines, cómplices de los mismos gustos y costumbres. Pero si eres músico y eres fan de Frank Zappa, es que ha habido algo dentro de tí que se ha activado, una especie de frecuencia que no habías tocado todavía, y que te abre las puertas de un universo sonoro indescriptible, del que ya no puedes prescindir, y que te separa unos metros del resto de los fans.

Por supuesto, no hace falta ser músico para disfrutar de la música de FZ, pero raro es el que la disfruta en su totalidad. En la discografía de cualquier otra banda de renombre hay discos que te gustan más o menos, pero los disfrutas todos, salvo casos concretos. En la música de Zappa hay diferentes lecturas, algunas totalmente opuestas, estilos antagónicos y muy poca concesión para lo comercial o lo ortodoxo, y por ahí no todo el mundo traga. Pero las interpretaciones magistrales por parte de todos y cada uno de los músicos que intervinieron en sus discos, arropando el fraseo inconfundible de su guitarra, y todo mezclado con un humor cáustico y gamberro, pero coherente con su visión de la realidad y el mundo que vivió, hicieron que me convirtiera en un fan devoto de su obra.

Disfruto más algunas cosas que otras, pero objetivamente su obra es de una calidad insuperable, ya sea en el terreno clásico, heavy, rockero, do-wap o blues. Zappa lo hacía todo bien, componía bien, lo grababa bien y sus bandas interpretaban su música a la perfección en los conciertos. Mi etapa favorita es de 1972 a 1975 en la que produjo joyas como “Apostrophe”, “Over Nite Sensation”, “One Size Fits All” y el directo “Roxy & Elsewhere”.

Como no podía ser de otra forma entré en contacto con Hall Of Fame Records, dirigida sabiamente por Luis González, con quien me une la pasión por FZ, para publicar mis dos primeros albumes como Teddy Baxter, “Historias de Humor & Audio” en los estudios de Little Fish y “¿Qué sabes de lo mio?” en los estudios de Saúl Santolaria, ambos trabajos claramente influidos por el genio americano.

Apostrophe’

Comentarios (2)

  1. No puedo menos que unirme y corroborar lo dicho sobre Zappa.
    No soy músico, soy fan, y nunca olvidaré su presentación en la Casilla, con una sesión magistral de jazz-rock. Por cierto, hubo más de uno y de una que no soportaron semejante descarga sonora y abandonaron el concierto…..” Pa matarlos”.

  2. Una pena, porque después de abrir el concierto con “The Black Page” que entiendo que hay que tener aguante para escuchar ese tema, de la misma se puso a tocar piezas de la que yo considero su mejor época. Fue increíble verlos interpretar “Inca Roads”, “Montana”, “Andy”, “Find Her FIner”, “Tinsell Town Rebellion”…con 13 musicos en el escenario y La Casilla sonando como nunca habia sonado antes. Inolvidable.