Érase una vez…

Publicado por Edu Basterra el 27 de agosto de 2013 en: Novedades

De Pepe Joe & los Cerdos Esquizofrénicos a Amas de Casa 1ª parte

Ya os he contado lo de Pepe Joe & LCE, cómo nos conocimos etc. A partir de nuestro primer concierto en Los Paules en Barakaldo luego se sucedieron algunos más en el circuito que os he mencionado antes, Femenino, Txurdinaga, Santiago Apóstol, Alemán y alguno que otro que no me acuerdo, todos sin pena ni gloria. Me explico: no hicimos dos seguidos con la misma formación. Charlie Ahedo se fue con los Thuggs (de los que hare mención en algún capítulo) a la primera de cambio, yo alternaba con Alberto Abajas y Rafa Aranguren en NPI, Chente Gamarra fue sustituído por Rafa Sancho, al que llamábamos Rafa Escoba, por la forma de su melena y Jose Luis Odriozola seguía a las voces, que es un decir, porque tenía una voz cavernosa. No recuerdo que tuviéramos un local de ensayo concreto, así que la cosa debía de ser que ensayábamos justo antes de tocar el bolo, en la prueba de sonido, según el guión que fijábamos en casa de alguien (pero qué inocentes) o en algún local prestado. De éstos recuerdo tres en concreto, la parroquia de San Vicente, en el local juvenil; un cine en el barrio de La Peña, también propiedad de la parroquia local y en los bajos de una tienda de componentes eléctricos, en la calle Iparraguirre (Emerson Electricidad creo que se llamaba) que era del tío de un tal Juan Carlos García “El Loco”, otro músico al que haré referencia unas líneas más abajo, y cuyo apodo se debía a que era un poco mas estrambótico que los demás. Hoy en día pasaría por un tipo vulgar y corriente.

Baxter ensayando

Baxter ensayando.

Y más de lo mismo. No éramos músicos, éramos estudiantes sometidos a la disciplina familiar. En fin, rebeldes y yeyés, pero hasta cierto punto. Tenías que ingeniártelas para tener libre esa tarde del sábado en la que tocabas y que un carro de malas notas en el colegio podía echar a perder. Aún así te las arreglabas para librar. La llamada del escenario era poderosa. Ya os he contado cómo se desarrollaban los acontecimientos en los festivales, que si el orden de aparición, que si dos guitarras en el mismo ampli, que si tú no tocas con mi batería, nervios, mosqueos, ¿alguien me puede dejar un cable de guitarra?, en fin, toda una serie de circunstancias que entre otras cosas producían un punto de inflexión en las cortas y poco prometedoras carreras musicales de los protagonistas en cuestión.

Un antes y un después para muchos de los que aspiraban a ganarse el pan en un escenario. ¿Quién dijo que esto era fácil? Demasiados egos juntos, poca o nula instrucción musical, a pesar del claro talento que poseían algunos en concreto, y ausencia de management o infraestructura comercial. Por supuesto, las drogas no habían hecho aparición todavía, estamos hablando de la segunda mitad de los 70.

Recuerdo una anécdota: Había un grupo, Swedenborg, que practicaban una especie de rock alemán (supongo que eran fans de Tangerine Dream y Can) cuyos componentes si no recuerdo mal eran Andoni Zameza, guitarra; Josu Guridi, percusión; un tal Iñigo al bajo y Juan Carlos García “El Loco”, antes mencionado, a los teclados. A los “teclados” era un decir, ya que no sabía tocarlos, pero un día apareció en un festival en el colegio Santiago Apóstol, con un mueble de fabricación casera a la que le había añadido un teclado y un cassete con el que lanzar sonidos que él había pregrabado antes con pasajes de alguno de sus grupos favoritos de música progresiva. Todo un acontecimiento, ya que por aquel tiempo no se usaban este tipo de trucos, y del que muy pocos estábamos al tanto. Se supone que iba a ser una gran sorpresa. ¿De dónde sale ese sonido?¿Lo está tocando el teclista? Por aquel tiempo los teclados consistían en órganos o pianos, punto. Nadie tenía un sintetizador. Pero Juan Carlos se las había ingeniado para crear una expectativa entre los asistentes a cuenta del dichoso teclado, del que muchos pensarían que era un sintetizador de verdad. Muy pocos sabíamos que sólo era un truco. Pues bueno, llegó la hora del concierto y nos pusimos en las primeras filas para poder ver y escuchar el “sintetizador” de cerca. Llegó el turno de los Swedenborg y empezaron con su música minimalista y rítmica con apenas algún pasaje vocal, quizás en alemán, quizás en euskera. Todo dios expectante esperando las famosas notas…que no llegaron a oírse una mierda porque la banda metía demasiado ruido o el playback del “sinte” no tenía suficiente volumen. Hay que tener en cuenta que no había equipos de sonido, solo para el micro de la voz y gracias. En fin, se hacía lo que se podía sin pruebas de sonido y sin equipos profesionales.

Foto sicodélica de los NPI.

Foto sicodélica de los NPI.

Pronto os contaré cómo a la disolución de estos grupos formamos la Captain Focke Band. Sera en la 2ª parte.

Comentarios (8)

  1. Edu: Juan Carlos “El loco”, se apellidaba Cano, García de 2º apellido. Chente no fue sustituido por Rafa Sancho, estuvieron ambos a la vez. Swedenborg, no hacían partes vocales. Salud

  2. ¡Gracias, detective!Parece que ya me empieza a fallar la memoria, ¿no? Quitando eso, ¿te ha gustado? Un abrazo.

  3. Me ha gustado, por supuesto, maestro!!!

  4. La verdad es que leo estas cosas y no sé si siento orgullo o verguenza, pero a estas edades de la vida mejor verlo con morriña.
    Guardo una cinta de cassette en un estado lamentable que tiene por una parte el concierto presentacion de Pepe Joe y los cerdos esquizofrénicos en el Instituto Femenino de Bilbao, afortunadamente las carcajadas de quien grababa cassette en mano (Juan Goitia) tapa mi escandaloso gallo en el Jumpin¨de turno. Por otra parte hay una grabación de un ensayo en el teatro que mencionas en La Peña, se te oye insistiendo en tocar el bajo de “Octopus Garden” en varias ocasiones y proponer un tema de tu cosecha titulado “Oscilatrambus”, como título es muy bueno, ahora bien , no recuerdo ni si llegó a pasar de ello. Por esa época sacaste un tema con cuatro acordes un tanto extraños que dimos por titular “Diálogos entre dos vacas verdes marcianas cuidadas por un pastor llamado Pérez”. Música casi nada, pero imaginación…
    En cuanto al show del loco en Santiago Apóstol lo recuerdo perfectamente. Cómo se lo montó el tío, en actuaciones de otros grupos anteriores se metía en el escenario por el lado izquierdo para observar con preocupación los ajustes de los montones de cables que colgaban, y a quien preguntaba era capaz de decir que el grifo de salida de Ohmios estaba desajustado. Un artista.

  5. Me ha parecido estar en cada momento citado,aunque yo me monte en la burra,a partir del 79,y para mi y mi entorno os conocimos ya como in-fusion,o algo similar,pero de todas formas, nuestras metas musicales,era tocar en un grupo como aquel costara lo que costara,……me alegro que alguien secentre en quien somos y de donde,nos reciclamos.un saludo Edu.

  6. Siguiendo con “el loco” es de destacar que cuando andaba un poco pallá decía alternativamente que era Robert Fripp o Glenn Cornick, lo que da una idea de su amplitud de miras musicales.

  7. Oscilatrambus…no lo recordaba hasta que te lo ví escrito. Supongo que era uno de esos temas instrumentales que solía proponer (claramente influenciado por el rock sinfónico) con escaso éxito de colaboración. En fin, supongo que solo me daba para componer “Dialogos entre dos vacas…” que probablemente ni siquiera eran marcianas, sino de Murcia. ¿Ya por aquel tiempo insistía en tocar como en “Octopus garden”, solo la tónica y la dominante al bajo? Ya empezaba a tenerlo claro, pocas notas y en su sitio.

  8. Glen Cornick? No me extraña, al final lo echaron de los Jetrho Tull por juerguista, no?